Saltar al contenido

LAS MISMAS OPORTUNIDADES

Por: Schneur Zalman Ben-Chaim

Hay dos maneras de ver la vida, las cosas y todo lo que nos rodea, puede ser desde una óptica en donde sea más importante la forma, lo exterior, la capa superficial; o puede que lo veamos con un significado más profundo, tratando de entender, conocer o aprender de su esencia. Y si bien buda decía que lo más sabio siempre sería la senda media, esa es una linea que cada uno decide como y en donde marcar.

Aún así, tratar de ver las cosas desde el fondo, y no únicamente desde la forma, permite que podamos tener un panorama mucho mas completo de las cosas, más global y si se quiere incluso más empático, porque nos permitirá ver como todo y todos estamos conectados.

Viendo el fondo, podemos ver que todos tenemos las mismas oportunidades, seguramente no las mismas facilidades o herramientas, pero si las mismas oportunidades, y lo que hagamos (o dejemos de hacer) con ellas es lo que marca una verdadera diferencia en nuestra vida.

Déjame explicarlo con algunos ejemplos. Todos tenemos la oportunidad de aprender intelectual y emocionalmente, y aunque las facilidades o herramientas no sean iguales para todos, siempre tenemos la oportunidad de desarrollarnos, y buscar la manera de lograrlo, desde educación autodidacta, hasta ir a la mejor universidad, desde leer 1 libro a la semana, hasta contemplar la naturaleza y entender la interacción de tantas cosas en el campo. Sin embargo, muchas veces pesa más la comodidad, la pereza o estar pensando en como convertir esa educación en un resultado tangible inmediato (dinero por ejemplo), que el poder valorar la oportunidad que tenemos frente a nosotros.

Pasa igual con el amor, todos tenemos oportunidad de amar, empezando por nosotros mismos cuidando de nuestras emociones, pensamientos y acciones, amandonos a nosotros mismos, y estando a la altura de ese amor, para poderlo transmitir en nuestro entorno. Pero el creer que el amor es en una sola vía y asumir que solo debes recibir, es una de las cosas que hace que esa oportunidad se pierda; así como ocultar cosas, mentir o no decir la verdad completa, porque cada vez que se hace, se rompe algo en las otras personas que nos alejaría más y más de poder disfrutar de la oportunidad de amar plenamente y recibir amor de verdad, todo por no querer enfrentar la realidad o tener miedo a salir de la comodidad, y además, lastimando profundamente a los demás.

Tenemos oportunidad de compartir, de ser buenos con los otros, de hacer de la generosidad, la solidaridad y la empatía una constante en nuestras vidas. Todos sin excepción, tenemos algo que podemos dar, algo que podemos enseñar y algo que aportar, pero pensar solo en nosotros, desde el miedo que infunde el egoísmo, o creernos tan poca cosa como para pensar que no tenemos nada que dar, hace que esa oportunidad se desvanezca.

Y una que creo muy importante, es que tenemos la oportunidad de elegir, elegir como nos sentimos, como reaccionamos, que tanto valoramos y de quien nos rodeamos. Se lee rápido, pero tiene implicaciones muy importantes, porque cada acción trae una reacción, en esa misma medida, cada elección, debe estar atada a una acción que nos permita actuar en sincronía y consecuencia a ella, o de lo contrario serán simples palabras vacías.

La oportunidad de elegir como nos sentimos y como reaccionamos, es entender que tenemos el control de nuestro destino si así lo queremos, no es sencillo dominar nuestro carácter, pero si podemos direccionar ese fuego interno de la manera correcta, y esto incluye también tener el coraje para asumir los errores, y poner el pecho para pedir perdón. Elegir que tanto valoramos también es clave si decidimos actuar en consecuencia, porque si valoramos algo o a alguien en nuestra vida, deberíamos ser coherentes con nuestros actos para no ir en sentido contrario a dicha elección, cuando decimos una cosa, y hacemos otra estamos alejando la oportunidad cada vez más; y bueno, de quien nos rodeamos, es porque allí determinamos en gran medida no solo cuanto nos amamos, sino también que tantas nuevas oportunidades vamos a poder explorar, crear, compartir y disfrutar.

Seguramente, quien se sienta identificado con algunas de estas oportunidades y como las ha dejado pasar, empezará de inmediato como método de defensa a buscar razones que tienen que ver con la forma, e hicieron que dicha oportunidad se perdiera, pero eso, no es más que una vaga excusa del ego, y entre más distracciones existan pensando en ello, más oportunidades pasarán…

La vida es en mucho una cuestión de enfoque, yo creo profundamente que todos tenemos las mismas oportunidades, y todas para hacernos mejores, pero aún así, ciegos ante ellas y apoyados por su ego, su orgullo, o su miedo, muchos simplemente las ven pasar, llenando los vacíos que estas dejan con soledad, nostalgia y frustración.

Yo quiero aprovechar las mías, ¿Y tú?¿Qué harás con tus oportunidades a partir de hoy?…

Zalman Ben-Chaim

@Zalman5K

Un comentario sobre “LAS MISMAS OPORTUNIDADES Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: