Saltar al contenido

LA VIDA QUE MERECES

Por: Schneur Zalman Ben-Chaim

Todos tenemos una idea diferente de lo que significa el éxito, la felicidad, la plenitud y el crecimiento tanto personal como profesional. Algunas personas serían felices si no tuviesen nada que hacer y pudieran estar acostados en la cama todo el día esperando que les llegue lo que desean; otros por el contrario, encuentran absolutamente apasionante el trabajo duro, entregarse con intensidad a sus actividades y esforzarse al máximo por alcanzar sus objetivos; también hay un punto medio que entiende el placer de disfrutar lo que se tiene mientras lo equilibra con trabajo estratégico en la búsqueda de dichos resultados.

Sea cual sea la manera de abordarlo o de ver la vida, todos quisiéramos tener una vida un poco más ideal, y lo cierto es que la vida que merecemos es precisamente esa que configuramos como ideal según nuestro criterio. Lograr vivir dicha vida depende de cuatro cosas: la altitud de nuestros sueños, los dones que tenemos y por los cuales nos podemos destacar, la manera en la que usamos dichos dones y la actitud que tenemos frente a la vida.

Veamos cada uno de estos puntos con algo más de detalle. Cuando tenemos claros nuestros objetivos, saber a donde queremos que nos lleven nuestros sueños determina nuestro destino, ya que nos da un mapa de ruta que debemos seguir para lograrlos; eso lo debemos acompañar con los dones que tenemos, pero para tenerlos claros debemos trabajar en nosotros mismos y buscar conocernos cada día más y mejor, practicar constantemente y pulir todo eso que somos para buscar ser cada día mejores, lo cual quiere decir, tener claro lo que podemos hacer y compartirlo con el mundo de manera abierta y generosa.

La manera en la que usamos esos dones también es clave, ya que podríamos guardarlos con celo solo para nosotros, y sería como tener una gran colección de invaluables libros y no compartir su conocimiento con el mundo… es decir, no serviría de nada, además esos dones pueden ser usados para cosas buenas y constructivas, o para todo lo contrario, la decisión siempre será nuestra, y el resultado sin duda será radicalmente diferente en los dos casos. Y por ultimo, nuestra actitud, el mayor potenciador de nuestros sueños o el más sólido bloqueo que se pueda tener para alcanzarlos, ya que una actitud positiva puede darnos fuerza cuando lo necesitemos y limpiar nuestra visión para ver con claridad el camino que debemos seguir, mientras que una mala actitud nos mostrará constantemente problemas y dificultades que parecerán insuperables.

Podemos tener en nuestra mente una vida soñada, desearla con todo nuestro corazón, pero en realidad depende de estas cuatro cosas que la podamos materializar, ya que es gracias a esto, que podremos hacer el mérito para vivir esa vida que deseamos, que sin duda es la vida que realmente merecemos, así algunas veces nuestros miedos nos quieran distraer y tratar de convencer de lo contrario. Disfruta de la vida que mereces, no te conformes con menos.

Zalman Ben-Chaim

@zalman5k

Anuncios

Un comentario sobre “LA VIDA QUE MERECES Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: